miércoles, 30 de julio de 2008

El PCE no esta para fiestas.

Por primera vez desde que fuera legalizado en 1977 el Partido Comunista de España no celebrara su fiesta. Dicen desde su dirección federal que se había llegado a una situación insostenible y que en los últimos años esta fiesta generaba bastantes perdidas al PCE.

En septiembre de 1977 Santiago Carrillo inauguro la primera fiesta del PCE, eran años en los que nuestro país estaba cambiando y caminando hacia la democracia. Tan solo unos meses antes de la primera fiesta, Adolfo Suárez legalizaba al Partido Comunista de España. Eran tiempos de mucha lucha, tiempos en los que se empezaba a respirar libertad, eran tiempos en los que el PCE jugaba un papel importante a favor de la democracia, tiempos en los que a la fiesta del PCE acudían mas de un millón de personas...Era un tiempo en definitiva de mucha lucha, de mucha reivindicación, era un tiempo diferente.

Pero año tras año esta fiesta ha ido cambiando a peor, aun me acuerdo de aquellos actos centrales de la fiesta (mitin central) en los que Julio Anguita criticaba sin tapujos a Felipe González (como no puede ser de otra manera en su derecho estaba) pero lo hacia lanzando los mismos mensajes contra el gobierno que Pedro J Ramírez y que José Maria Aznar, en fin el tiempo a dejado a cada uno en su sitio. Pero aun peor el actual secretario general del PCE Paco Frutos ha ido mas allá y no critica solo al gobierno (que también en su derecho esta y hace muy bien de defender sus ideales, aunque como queda patente esos ideales de Paco Frutos chocan con la inmensa mayoría de la sociedad española) también este hombre critica, arremete incluso insulta a Gaspar Llamazares coordinador General de Izquierda Unida (coalición de partidos a la que pertenece el PCE). Y estas desavenencias dentro de la coalición IU están llevando a esta a su desaparición. Estos enfrentamientos también han afectado a la fiesta del PCE ya que a finales de los años 70 y durante los 80 pasaban por esta fiesta un millón de personas, ahora en los últimos años el PCE reconoce que los asistentes no pasaban de veinticinco mil personas, y esto también se debe a las desavenencias dentro de la coalición y también a la falta de conexión entre un partido que sin duda hay que reconocerle el papel que jugo en la transición con Santiago Carrillo y Dolores Ibarruri a la cabeza, pero que hoy es un partido desaparecido, sin ideas y liderado por personas que lo están llevando a su desaparición.

Por ultimo en este post quiero desear un buen congreso a IU, lo celebrara tras el verano. espero que en ese congreso salga reforzado y con ideas, por que soy militante del PSOE y creo que seria malo para la democracia que este país camine hacia el bipartidismo. Aqui os dejo un pequeño video de algunos momentos del PCE:



1 comentario:

Luis Ángel Zas Rodríguez 2008 dijo...

Pocos dirigentes tan cabales como Julio Anguita ha tenido el panorama político español en muchos años. Puede decirse sin temor a equivocarse, que tanto el PCE como IU, de la que es parte troncal el anterior, han venido ciertamente a manos cuando "Anguita" dejó la coalición.

El mensaje político de IU, no parece tener el suficiente eco en la sociedad española, y no porque en el fondo sus planteamientos políticos estén plenamente equivocados, sino más bien por la forma.

La descomposición política de IU, a la que tendrá que hacer frente su próximo congreso, es producto de esa incapacidad de la coalición de adaptar su discurso a las formas de la realidad de nuestro tiempo.

Como militante de Comisiones Obreras, y delegado de comité de empresa, se muy bien, que aunque hoy la lucha por la igualdad de clases, es algo que forma parte del pasado, pero, sí siguen dándose situaciones, que impiden la práctica igualdad en el ejercicio de derechos y en el disfrute de oportunidades, que afectan hoy por hoy a los trabajadores menos cualificados.

Es por ello, que este "socialista" raro ejemplo sindical por su pertenencia a comisiones, asuma el hecho de que muchos de los posicionamientos políticos que ha defendido y defiende IZQUIERDA UNIDA, necesitan hoy seguir siendo defendidos políticamente.

Izquierda Unida tiene que mejorar en la formas, en moderar su discurso y hacerlo atractivo para la parte de la sociedad española que se siente progresista y de izquierdas.

Ciertamente, esa es hoy una partida que le está ganando, que ya le tiene ganada el partido socialista, que sí ha sabido adaptarse a los tiempos adecuando la forma de su discurso político y aun su contenido.

El partido socialista es hoy un partido de izquierda moderada, cercano a concepto socialdemócrata, que no renuncia por ello a reformar las estructuras del estado y a educar a la sociedad en pro de una mayor justicia social.

Es precisamente eso, lo que lleva al electorado de izquierda a decantarse por un partido, que a la vez no es una constelación ideológica de izquierdas variopinta coaligada, sino que es una organización unitaria y sólida, con amplia experiencia de gobierno en España, y artífice de muchas de las transformaciones que en sentido positivo a tenido nuestro país en los últimos años.

Esa hipótesis de bipartidismo en España, está en manos de la voluntad de los españoles, y en como entronquen con sus necesidades individuales y colectivas e inquietudes políticas cada una de las formaciones políticas.

También es evidente, que a lo largo de su historia, Izquierda Unida, salvo por los últimos cuatro años en que ha estado prácticamente coaligada con el gobierno socialista, ha supuesto más un elemento de desgaste a los gobiernos socialistas de Felipe González, que de suma. Si bien es cierto que cumplía con la función que le otorgó su electorado y sirvió para recordar al PSOE la dirección en la que se haya la izquierda cuando en ciertos momentos críticos tuvo que adoptar medidas no muy agradables para la clase trabajadora.

Los problemas por los que pasa a nivel federal IU, son preocupantes por cuanto de afección pudieran tener en San Fernando.
Espero sinceramente, que tener como socio de gobierno al PSOE, pueda de alguna manera evitar las "sinergias negativas", que en algunas ocasiones situaciones como esta a nivel de partido, pueden provocar.

Todos conocemos, y así lo puede atestiguar cualquier persona con cierto olfato en el análisis político, que en clave local, en San Fernando, la izquierda en su conjunto, y más concretamente Izquierda Unida, sufren un progresivo desgaste, un desgaste normal teniendo en cuenta que lleva gobernando el municipio desde las primeras elecciones democráticas salvo el ya casi olvidado gobierno socialista de 1991-95; es decir, 27 años, más de un cuarto de siglo, y toda una vida en lo personal y en lo político.

La alternancia de partidos de diferente ideología, es entendida hoy por la sociedad, y asumida por los partidos en su foro interno, como garantía de higiene democrática.

El problema en San Fernando, es que esa alternativa, al menos las que nos han dado a entender los resultados de los últimos comicios electorales, representa una componente ideológica, contraria en lo político a todo lo que ha hecho de nuestra ciudad un ejemplo de convivencia política y social democrática y desarrollo sostenible en los últimos años, que puede ser producto de un cambio social y económico de su población, así como en las incertidumbres que generan fenómenos recientes que afectan al municipio, como lo es la inmigración.

Conviene no olvidar, que la transformación que ha tenido San Fernando en los últimos años, que es afín a la que ha tenido España, ha sido llevada de la mano de gobiernos progresistas y de izquierda de PCE, IU y PSOE. En suma, es más lo logrado en sentido positivo, que lo que de negativo hayan podido tener los errores cometidos, y que mejor garantía de ello que la realidad actual con la de 1977.

Que la izquierda haya gobernado y gobierne; ciertamente, no es algo sorprendente en una población de trabajadores, que heredaron la realidad de un pasado difícil, que con esperanza y trabajo han construido la realidad que para ellos era la idea de un futuro mejor, y que han logrado materializar en gran medida.

Podría parecer, y quizá sea ese uno de los problemas de la izquierda en nuestro municipio, que ya está todo hecho, que es poco por lo que hay que luchar, poco lo que hay que mejorar, y pocos proyectos en los que poner nuestras ilusiones.
Pero no es así, lo que ocurre es que hay que renovar la opción política de la izquierda, en ideas y en personas. Lo primero para adecuar nuestras propuestas a la realidad de nuestros días, y lo segundo porque lo primero rara vez es posible sin gente nueva, que valora y ve las cosas de diferente manera a quienes con largo tiempo en política, sin quererlo, van perdiendo la capacidad de análisis a la cambiante realidad de nuestros tiempos.